Editorial

[Editorial]
DOI: 10.37980/im.journal.revcog.20222120
Publicado
2022-12-06

Descargas

Autores/as

  • Osvaldo Reyes Editor en Jefe

Palabras clave:

editorial

Keywords:

editorial

Resumen

La noticia de la remoción de más de 500 artículos de una prestigiosa revista, por considerarlos fraudulentos, es solo el pantallazo de un problema mayúsculo que amenaza a la comunidad científica. Un investigador solitario descubrió en Materials Today: Proceedings, una publicación que trabaja con artículos que provienen de investigaciones presentadas en conferencias internacionales, las consecuencias de una inadecuada supervisión. La revista promete una ruta rápida y flexible de publicación, donde editores invitados son los responsables de la calidad, del proceso de revisión por pares y del contenido. Lamentablemente, esta forma de trabajo, en teoría diseñada para ayudar a los investigadores, funcionó como plataforma para la publicación de artículos que nunca aparecieron en ninguna conferencia, con resúmenes que provienen de sistemas de traducción o que aparecen en otras redes sociales bajo la etiqueta de “artículos en venta”.

Si a esta compleja situación agregamos la aparición de nuevas revistas que prometen publicar todo lo que reciban, sin pasar por un proceso de revisión, para “darle acceso a la ciencia al que lo necesite”, dejando en manos del lector decidir si algo es útil o no, estamos en los albores de una crisis de credibilidad que puede tener serias consecuencias. ¿Cómo podemos garantizar que la persona que lea un artículo se tome el tiempo de hacer una lectura crítica del mismo? ¿Cómo podemos evitar que un médico aplique en sus pacientes tratamientos o procedimientos solo porque los leyó en una revista, sin tomarse el tiempo de verificar los datos presentados?

El proceso de revisión por pares es engorroso, pero es una llave de seguridad que no podemos o debemos perder. No es perfecto y se podría beneficiar de una revisión a la luz de las nuevas tecnologías, pero eliminarlo por completo, solo para satisfacer el deseo de rápida publicación de un científico, es tentar contra la seguridad de los pacientes quienes, a fin de cuentas, son la razón para investigar.

 

 


Abstract

The news of the removal of more than 500 articles from a prestigious journal as fraudulent is just a glimpse of a major problem threatening the scientific community. A lone researcher discovered in Materials Today: Proceedings, a journal that works with papers from research presented at international conferences, the consequences of inadequate oversight. The journal promises a fast and flexible route to publication, where guest editors are responsible for quality, the peer review process and content. Unfortunately, this way of working, in theory designed to help researchers, worked as a platform for the publication of articles that never appeared in any conference, with abstracts coming from translation systems or appearing in other social networks under the label of "articles for sale".

If to this complex situation we add the appearance of new journals that promise to publish everything they receive, without going through a review process, to "give access to science to whoever needs it", leaving it up to the reader to decide whether something is useful or not, we are at the dawn of a credibility crisis that can have serious consequences. How can we guarantee that the person reading an article will take the time to read it critically? How can we prevent a physician from applying treatments or procedures to his patients just because he read them in a journal, without taking the time to verify the data presented?

The peer review process is cumbersome, but it is a safety key that we cannot or should not lose. It is not perfect and could benefit from review in light of new technologies, but to eliminate it altogether, just to satisfy a scientist's desire for quick publication, is to tempt against the safety of patients who, in the end, are the reason for research.